¿Por qué en mi ciudad hay pocas estrellas para observar?

2dg and metformin

planetas

El aumento en los niveles de iluminación nocturna en las ciudades provocada por la luz artificial, es una de las alteraciones al medio ambiente que crece con gran rapidez.

La contaminación lumínica, cuya manifestación más evidente es el aumento del brillo del cielo nocturno por reflexión y difusión de la luz en los gases y partículas del aire, provoca diversos efectos perjudiciales que afectan a la economía, la sociedad, la salud y el medioambiente. Entre ellos se encuentra el daño y la degradación de los ecosistemas nocturnos y el cielo de noche, el aumento del gasto energético y económico por parte de los municipios, inseguridad vial, intrusión lumínica en los hogares, encandilamiento y alteraciones de la salud.

Un efecto dramático de la contaminación lumínica es la imposibilidad de observar los astros, salvo los más brillantes, ya que son opacados por la atmósfera iluminada por las luces artificiales de las ciudades. Esta situación podría impedir que las generaciones futuras disfruten y conozcan el firmamento, quitando a los habitantes de las ciudades la posibilidad de contemplar el Universo.

El firmamento nocturno ha sido siempre una fuente de inspiración para la humanidad. Su contemplación representa un elemento esencial en el desarrollo del pensamiento científico de todas las civilizaciones. Es por ello que se considera que la difusión de la astronomía y sus valores culturales deben incluirse en las distintas actividades educativas.

Para mitigar la sobre iluminación, los expertos recomiendan que el alumbrado no tenga una proyección horizontal sino vertical, y que la luz siempre se dirija desde arriba hacia abajo. Únicamente deben alumbrarse las vías –no los edificios– y con la intensidad necesaria, sustituyendo la luz blanca por la anaranjada. De hecho, las extendidas luces blancas LED con componentes azulados no son recomendables porque producen mayor resplandor en el cielo. Lo ideal es su sustitución por focos más cálidos, como luces de sodio de baja y alta presión, y diodos LED ámbar.

Diferentes organismos internacionales llevan décadas prestando atención a este problema. La UNESCO, en su Declaración Universal de los Derechos de las Generaciones Futuras de 1997, califica como un ‘derecho’ la oscuridad que estamos perdiendo. “Las personas de las generaciones futuras tienen derecho a una Tierra indemne y no contaminada, incluyendo el derecho a un cielo puro”, indica. cialis 5 mg daily for sale

En esta línea, la agencia de las Naciones Unidas creaba, en 2003, la Iniciativa Temática sobre Astronomía y Patrimonio Mundial, cuyo objetivo es relacionar ciencia y cultura al reconocer, de forma expresa aquellos lugares desde donde se realizan observaciones astronómicas.

Pero si hablamos de cielos, el país que destaca con diferencia sobre los demás es Chile. Algunas zonas, como el cerro Armazones, en Antofagasta, cuentan con más de 320 noches despejadas al año. Este hecho, unido a la estabilidad atmosférica, lo convierten en el escenario ideal para observar el cielo.

 

accutane scarred pores
prezzo cialis in farmacia 2013